Las cuadrillas adelantan el 65% del coste de las cubiertas a la espera de las subvenciones

El compromiso del Ayuntamiento, la Junta de Castilla y León, y la Diputación Provincial de Burgos, tardará aún semanas (e incluso meses) en concretarse con una inyección económica. Este hecho, previsible por los tiempos que manejan las administraciones, ha llevado a un importante número de cuadrillas a realizar un esfuerzo para poder cumplir con el objetivo de tener sus casetas en perfecto orden de revista para las fiestas de San Juan del Monte. El 65% del coste de reposición de los tejados, seriamente dañados por una granizada en junio del pasado año, ha tenido que salir de sus bolsillos para poder garantizarse la entrega del material de obra necesario de la empresa instaladora.

Lo han hecho «la totalidad» de las que optaron por la chapa, un material con mayor grado de pervivencia y, lógicamente, más caro. «Ha sido un esfuerzo importante pero, en cualquier caso, no ha resultado traumático; ha podido hacerse con normalidad», explica Álvaro de Gracia. El presidente de la Cofradía de San Juan del Monte aclara que «para justificar la subvención necesitamos el pago previo de las cuadrillas. Es un poco, la pescadilla que se muerde la cola». Y aunque el porcentaje pudiera parecer más alto de lo que inicialmente pudo preverse, el ‘golpe’ pudiera atenuarse en cuestión de días con la entrada de la primera parte de la que es la aportación pública más elevada; de alrededor de 30.000 euros.

Inminente sería la percepción del 70% de esa cifra, puesto que el convenio suscrito con el Ayuntamiento de Miranda hace más de una semana establece el primer pago transcurridos 15 días desde la formalización del acuerdo. A la Junta de Castilla y León –incrementará en 10.000 euros la partida para la promoción de la fiesta será de libre disposición, además de una inversión complementaria de otros 10.000 para reformas en el paraje natural– se le ha hecho llegar los modelos normalizados para pedir la ayuda; y con la Diputación, «está bastante avanzada» la firma del convenio, que tendría lugar «en los próximos días». Ambas administraciones dispondrían ya de toda la documentación complementaria requerida.

La subvención se estima, en términos globales, en alrededor de 75.000 euros –la entidad cofrade aporta 20.000 a la suma de fondos propios–. La cobertura para los que van a emplear chapa, con o sin la opción de mejorar mediante el complemento del panel sandwich, se mueve en la horquilla del 50% al 65% de la inversión realizada. En el segundo de los casos (materiales plásticos), entre el 26% y el 75%. El total presupuestado para la reconstrucción en chapa ascendía, según datos de hace mes y medio, a 112.579,55 euros (la media de subvención estaría el 55,07%). El coste de las reformas con materiales reciclados generaría una factura global de 24.880,20 (52,5% subvencionable).

En fase avanzada

En torno a una treintena de cuadrillas, las que optaron por la chapa y el panel sandwich, ha tenido que realizar ese primer pago del 65%. «Han sido muy responsables y muy sensibles», resalta De Gracia. Los trabajos comenzaron (para todas las opciones de reposición posibles)a finales de marzo, una vez que el Servicio Territorial de Medio Ambiente dio su autorización. En la parte más alta del paraje, donde se ubicarían alrededor de una docena de casetas, las obras se encuentran en una fase ya muy avanzada, hasta el punto de que la Cofradía presume «que en una semana se acabarán. Faltaría de colocar las cumbreras de todas las cubiertas».

21, según los últimos datos oficiales, se ha inclinado por un tipo de chama más gruesa que la planteada inicialmente, de 0,5 milímetros. A partir del 4 de mayo la previsión es que se actúe ya en las estructuras dañadas que se emplazan en el entorno de La Laguna, y que son la gran mayoría. «El ritmo está siendo muy rápido, la verdad. Estamos muy contentos y ya se nos ha asegurado que se va a llegar sin problemas a tiempo para San Juan».

La Cofradía, mientras tanto, ha procedido al almacenaje de todos los techos plásticos que se están desechando en el proceso de cambio de los tejados y parte de ellos ya se están distribuyendo entre aquellas cuadrillas que optaron por la utilización de materiales reciclados para cubrir los destrozos del granizo. El tercer grupo, los que optaron por simples parcheos debido a que los daños fueron de menor entidad, también habría terminado su trabajo. En este caso se ha optado por fibra de vidrio o tela asfáltica para tapar los agujeros «y los tejados han quedado integrados en el entorno».

FUENTE: elcorreo.com